Conjuro del fuego

El conjuro del fuego para enamorar basa sus efectos en las propiedades mágiucas del fuego y sus aplicaciones a la hora de conseguir que una persona caiga en los brazos del amarre de amor. Existen diferentes variaciones de este hechizo. La que os ofrecemos aquí está basada en los textos antiguos empleados por la hechicería del Caribe y México. Se trata de un hechizo altamente efectivo, cuyo funcionamiento es patente antes del siguiente cambio de luna. Para incrementar su poder debe realizarse de noche y con poca luz, de forma que el fuego sea el elemento principal de luz en la sala.

Para la realziación del conjuro del fuego es necesario mantener una serie de medidas de seguridad. El fuego debe realizarse en un lugar seguro y sin riesgo de incendio, a ser posible un lugar especialmente indicado para hacer fuegos como una chimenea o una hoguera en la intemperie. En ningún caso debe inciarse un fuego en una sala con objetos que puedan prender ante su contacto. La persona que realice el conjuro del fuego debe a su vez cuidase de que sus ropas, su cabello o su piel queden alejados en todo monento del fuego.


Una vez garantizadas estas medidas puede sucederse a empezar con los elementos del conjuro de fuego para el amor. Es imprescindible en primer lugar el fuego, que debe ser de llama rojiza o amarilla. Los fuegos de llama azul, como aquellos generados por la quema de gas no son válidos y podrían tener un efecto negativo. Si durante la ejecución del hechizo aparece una llama azul en el fuego es indicativo de que existe algún otro hechizo de protección o amarre afectando a esa persona y que nuestro hechizo no será efectivo de manera tan sencilla. En ese caso sería necesario recurrir a un hechizo de dominación.

Una vez se tiene la llama de las características deseadas se debe proceder a quemar un papel con el nombre de la persona amada escrito. Puede aumentarse la efectividad del hechizo quemando una fotografía o un objeto pesonal cercano a la persona objeto del hechizo. Mientras la llama consume los objetos deben repetirse las siguientes palabras:

Fuego que arde, quema su voluntad con la llama de mi deseo.

El conjuro debe realizarse en la mayor oscuridad posible salvo por la luz emitida por las llamas. El momento más óptimo es realizarlo en una noche de luna nueva, de forma que ningún tipo de luz ilumine la Tierra salvo aquella de las débiles estrellas. El hechizo será efectivo antes de que se agote la siguiente luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario