Cómo amarrar a un hombre

Muchas de nuestras lectoras femeninas me ha realizado la misma pregunta: ¿cómo amarrar a un hombre? Es habitual que en estos casos, hayan probado ya varios tipos de amare y aún así no hayan conseguido los resultados que deseaban, así que he decidido escribir un artículo pormenorizando paso a paso como amarrar a un hombre, qué hay que hacer exactamente, qué pasos pueden fallar y que elementos son imprescindibles para garantizar el éxito del amarre.

A la hora de describir cómo amarrar a un hombre resulta de vital importancia conocer los atributos de la persona objeto del amarre y la relación de ésta con quien realiza el conjuro. Tengo que dejar claro desde un principio que es imposible realizar un amarre exitoso a una persona a la que no se conoce en la vida real. Si no, ¡el mundo estaría lleno de celebridades enamoradas de completos desconocidos! En caso de no tener ningún tipo de vínculo con la persona deseada es necesario realizar primer un hechizo de acercamiento, que facilite la oportunidad inicial para conocerse. 

Una vez aclarado esto, para saber cómo amarrar a un hombre necesitamos saber qué elementos están más vinculados con la esencia de esa persona. Esta es posiblemente la parte más importante y la que va a decidir el éxito o fracaso del amarre. Es necesario contar con un elemento físico, palpable, que contenga la esencia de la persona. La forma más sencilla de conseguir ese elemento puede ser una pieza escrita, una prenda, un trozo de cabello o una fotografía, pero eso no significa que sea la forma más efectiva. Elementos más personales y ligados a la esencia de la relación son más efectivos. Por ejemplo, una carta personal escrita a mano por la persona objeto del amarre es más efectiva que la firma de un recibo de la compra, una prenda íntima es más efectiva que una gorra, una fotografía de un momento personal es más efectiva que aquella de unas vacaciones en la playa. Sin embargo, los elementos más efectivos son aquellos relacionados con la sexualidad del hombre objeto del amarre. Ante la pregunta de cómo amarrar a un hombre, muchos manuales de brujería sugieren utilizar un pañuelo que contenga la semilla del hombre deseado, una prenda empleada por él mientras realizaba el acto sexual o una atadura con la que se le ató durante el sexo. Este tipo de elementos consiguen que el amarre sea absolutamente efectivo y que la persona objeto de él quede completamente adicta a quien lo realiza. Si embargo en muchas ocasiones son imposibles de conseguir o de garantizar su pertenencia a la persona deseada.
Como amarrar a un hombre

Una vez que se cuenta con este elemento de esencia, el siguiente paso para amarrar a un hombre es realizar un pequeño ritual de amarre en torno a dicho objeto. Para la realización del conjuro, se necesita un fragmento de cuerda, cordón, hilo o un cinturón o correa si se trata de un objeto mayor. No pueden emplearse gomas elásticas, cintas o cinta americana. El objeto personal se rodeará con el elemento de amarre y guardará durante al menos un mes lunar (cuatro emanas) junto a la ropa interior de la persona que realiza el conjuro. El objetivo de dejar pasar este período de tiempo es establecer un contacto entre las esencias de ambas personas. Si el objeto empleado ya contiene la esencia de la relación, es posible saltar este paso, si bien no es recomendable. No es posible ni recomendable realizar el amarre antes de haber dejado pasar el tiempo requerido ya que de hacerlo el amare no sólo podría resultar inefectivo, si no que podría hacer imposible responder a la pregunta acerca de como amarrar a un hombre.

Pasado este tiempo se toma el objeto y, todavía atado, se introduce en una bolsa de tela o en un calcetín, dependiendo de su tamaño. En ningún caso pueden emplearse bolsas de plástico o papel. A la hora de amarrar a un hombre, es esencial emplear los elementos tal y como son descritos aquí y no realizar cambios que podrían poner en peligro el resultado del amarre. Una vez introducido el objeto, el siguiente paso es clave si queremos saber como amarrar a un hombre: posaremos la bolsa en el suelo y nos arrodillaremos frente a ella. Cerrando los ojos, bajaremos el cuerpo hacia ella, manteniendo las manos en nuestro pecho. En ningún momento posaremos las manos en el suelo. Es imprescindible cumplir este paso, las manos no deben tocar en ningún momento el suelo. Aún de rodillas, nos inclinaremos hacia la bolsa hasta alcanzarla con nuestros labios y la besaremos. Nos incorporaremos y repetiremos la reverencia y el beso tres veces. Una vez completado, nos ponemos en pie, recogemos la bolsa y la guardamos cerca del lugar de la casa donde guardemos la ropa íntima, junto a los objetos personales más importantes de la persona sobre la cual se quiere realizar el amarre.

Como amarrar a un hombre

En este punto el amarre ya está realizado. Los efectos sobre como amarrar a un hombre suelen aparecer entre unos días y un ciclo lunar después de realizar el conjuro, dependiendo de la fuerza del objeto de esencia empleado. Un punto que se olvida mencionar en muchos amarres es cómo proseguir una vez que el conjuro a hecho efecto. En primer lugar es imprescindible conservar la bolsa con el objeto de esencia junto a nuestras prendas al menos cuatro semanas. El objeto no debe moverse en ningún momento y es preferible que no sea descubierto. En segundo lugar es recomendable buscar situaciones que nos pongan en contacto con el hombre al que queremos saber como amarrar. El efecto del amarre se potencia cuando la persona que lo realiza está cerca de la persona que es su objetivo.

Una vez que los efectos del amare son evidentes, es recomendable agradecer su papel a las entidades que han intercedido por nosotros para su funcionamiento. Un ritual de agradecimiento recomendable es recoger la bolsa del amarre tras las cuatro semanas, posarla en el suelo y repetir el ritual de postración, repitiendo la palabra “gracias” después de cada beso. De esa forma nos aseguraremos de mantener el favor mágico en caso de necesitarlo en otra ocasión futura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada