Hechizo para recuperar la pasión

Os recomiendo este hechizo para recuperar la pasión en la relación. Se trata de una poderosa variación del amarre de amor en este caso efectiva para recuperar el deseo perdido en una relación ya existente. Este hechizo no debe confundirse con otros hechizos como los de dominación o amarres en los que se busca a traer a una persona a una relación aún no existente o con los hechizos de separación que tratarían de romper una relación para atraer a una de las personas hacia nosotros. 

El hechizo que os mostramos hoy es sólo válido para aquellas relaciones existentes en las que en un momento pasado ha existido un buen grado de pasión que por cualquier motivo se ha ido perdiendo con el tiempo. La pasión puede perderse por una caída en la monotonía, cansancio, estrés, o por los efectos negativos de algún hechizo de alguna persona que esté buscando romper nuestra relación. En cualquiera de estos casos, un hechizo para recuperar la pasión permitirá volver a aquellos días donde la relación rezumaba pasión y deseo mutuo.


Como podéis ver se trata de un hechizo muy sencillo cuyos elementos mágicos, pese a su potencia, pueden encontrarse fácilmente. Es necesario seguir las indicaciones de manera precisa a fin de conseguir los efectos deseados en el hechizo de pasión.

Se recomienda que este hechizo se realice cerca del dormitorio o aquél lugar donde se busque recuperar la pasión de la relación con mayor urgencia. Esto no significa que el hechizo sólo vaya a aplicar a esa sala, si no que la pasión y el deseo que han llenado esa estancia ayudarán a incrementar el poder del hechizo. Una vez realizado este conjuro, la pasión acudirá en los momentos y lugares más insospechados y atrevidos, por lo que recomendamos que tengáis en cuenta posibles visitas o eventos sociales cercanos antes de realizarlo. El hechizo también incrementará la potencia sexual de ambos miembros de la pareja, por lo que es posible que los días siguientes os encontréis agotados físicamente por los efectos intensos del deseo y la pasión recuperada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario